Preocupación de la CTA por la posibilidad del reemplazo del petróleo

Preocupación de la CTA por la posibilidad del reemplazo del petróleo

by May 18, 2007 0 comments

Utilización masiva de biodiesel. Una idea siniestra

Preocupación de la CTA por la posibilidad del reemplazo del petróleo.

Para la CTA, actualmente se desarrolla “una imponente campaña mundial para acelerar la producción de los llamados biocombustibles. Argentina – principalmente su región agrícola, en la que Bell Ville está inmersa – no es una excepción. Esta campaña procura instalarse bajo el paraguas de la preservación del medioambiente, pero quienes la están impulsando – por sus antecedentes – dejan un gran margen de duda sobre cuales son sus verdaderos propósitos”.

Esto proviene, de quienes hasta ahora son los más grandes contaminadores del planeta. Monsanto, Nidera, Cargill, Ford, Chrysler y súper millonarios como George Soros se han embarcado en un negocio que comienza en las trasnacionales que inventaron las especies transgénicas y termina en las grandes terminales automotrices.

La cumbre de la Unión Europea aprobó, en su última reunión, que en el año 2020 un 10 por ciento del consumo energético que se produzca en los países miembros debe ser atendido con biodiesel. Argentina se sumó a esta idea global mediante la Ley 26093, que crea un régimen de desgravación impositiva y otros incentivos para la producción de biocombustibles. Por ese mismo motivo, el presidente de los Estados Unidos (hombre de negocios e invasor de naciones con insumos necesarios para sus negocios) se reunió con los presidentes de las principales automotrices para tratar de lograr la adecuación de sus productos a esta generación de biocombustibles. Sobre el particular, el estadista cubano Fidel Castro Ruz opinó que “tres mil millones de personas están condenadas en el mundo actual a morir de hambre y sed, mientras se piensa en utilizar productos alimenticios para la elaboración de combustibles líquidos. Medito mucho sobre la reunión de (George) Bush con las automotrices, porque a partir de ella debemos entender que la idea siniestra de convertir alimentos en combustible quedó definitivamente establecida como línea económica de la política exterior de los Estados Unidos”.

Por otro lado, “Las consecuencias de la aplicación de esta línea ya se están haciendo sentir. Vía ALCA y NAFTA, los EE.UU le están vendiendo granos a Méjico un 50 por ciento más caros que hace un año. En Argentina se siente el alza de los derivados del maíz en el bolsillo de los consumidores. Las consecuencias sociales y ambientales que puede provocar este nuevo negocio de las trasnacionales son terroríficas: se traducen en la multiplicación de la pobreza, la exterminación de territorios alimentarios, la desertificación de la tierra y la devastación ambiental en vastas regiones del planeta.

Hay que crear conciencia en la población sobre los peligros que la producción masiva de biocombustibles entraña para la humanidad en su conjunto. Lamentablemente, los grandes medios de comunicación también hacen su negocio con este tipo de iniciativas, por lo que resulta imperioso producir un debate sobree el tema con la participación de todos los sectores políticos, gremiales, sociales y religiosos”.

Por último y en lo que tiene que ver con nuestra ciudad y region, finaliza el comunicado: “La ciudad por su enclave en una de las zonas más agrícolas del país, es uno de los lugares donde más deben considerarse la producción de biodiesel y sus probables consecuencias”.

-

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Your data will be safe!Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.