Murió Rubén Juárez. Argentina llora por la muerte del gran “Negro de Ballesteros”.

Murió Rubén Juárez. Argentina llora por la muerte del gran “Negro de Ballesteros”.

by May 31, 2010 0 comments

Falleció en Buenos Aires en la mañana de este lunes a los 62 años, el destacado músico de tango Rubén Juárez. El bandoneonísta sufrió una desmejora en su cuadro de salud y dejó de existir, luego de padecer en los últimos meses un cáncer de próstata fulminante.
El “negro” había nacido en Ballesteros el 5 de noviembre de 1947, aunque de muy chico se trasladó junto a su familia a Avellaneda Buenos Aires, instalándose en el barrio de Sarandi. A los seis años comienza a estudiar el bandoneón con el maestro Domingo Fava. Simultáneamente comienza a aflorar su vocación por el canto, y ahí comenzó su carrera de jerarquía internacional.

Rubén Juárez fue un verdadero ídolo de la música y grabó con los más grandes ya sea como cantante, compositor y bandoneonísta.
El tango y los argentinos despiden a uno de los grandes, que se fue cantando su último tema, de manera intensa, como fue su vida.
23267_109907012387177_2922_n

RUBEN JUAREZ: LA VOZ QUE ESTABA HACIENDO FALTA

Cuando se produjo su aparición en el “gran” escenario del tango, hubo algo así como una celebración. De viejos y nuevos devotos del género, autores de varias generaciones y distintas expectativas, difusores, comentaristas, músicos, gente… Fue uno de los raros casos en que un “joven y nuevo” fue aceptado sin resistencias, casi unánimemente y reconocido como figura de promisorio futuro. Sus condiciones de cantor no dejaban dudas; su fuerza interpretativa, su presencia y personalidad fueron contundentes, tanto como esa simpatía y ese “ángel” que suelen resultar imprescindibles para “ganar”.

Lo cierto es que su nombre entró a sonar gratamente en el ambiente del tango. Era una voz que estaba haciendo falta. Además, y no era poco, tocaba el bandoneón, y bien. Esto lo confería a su personalidad un rasgo singular y atrayente. Vino la prueba del disco y la atravesó airosamente. Se jugo con temas nuevos y demostró que se podía lucir también con los clásicos. Logró verdaderas creaciones con tangos de todos los tiempos. Con el merito de que eran pocos los que se animaban a arriesgar con lo nuevo y además “pegarla”. De movida mostró condiciones de compositor, que más tarde revalidó con creces. Armó y creó espectáculos donde amalgamó canciones, música y textos y – lo destacable – aportando propuestas. Fue buscando los marcos instrumentales que él sentía y los arreglos que mejor respaldaban su “estilo”. Hizo cine, triunfó en el interior del país y fuera de él y cuando se quiso dar cuenta ya se había convertido – no sabía desde cuando – en una verdadera figura de la canción popular y el espectáculo. Con aperturas y búsquedas, convencido de sus propuestas. Es de este tiempo (el nuestro), y ya, uno de los “grandes del tango”. Que esto sea parte de lo mucho que se ganó y merece. Se llama Rubén Juárez.

Por Héctor Negro

-

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Your data will be safe!Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.