La bohemia bellvillense de duelo. Se nos fue “Pototo”.

La bohemia bellvillense de duelo. Se nos fue “Pototo”.

by November 1, 2014 0 comments

El fallecimiento de HECTOR “POTOTO” AREVALO acaecido el martes 28, significa la desaparición de uno de los últimos eslabones de la “bohemia” bellvillense-
Fué un reconocido habitante de madrugadas y amaneceres, viviendo a pleno aquellos instantes cuando las voces y los párpados comenzaban a declinar, para dar vida a la otra ciudad que comenzaba a latir con las sombras de la noche.-
Nunca los años los superó en vano, de ahí su espíritu rebelde y distinto, considerado una auténtica figura popular, enmarcado como uno de los protagonistas que sostuvieron, por décadas, encendido el farol de la bohemia bellvillense.-
Con una polifacética personalidad, incorporó a la misma una incursión deportiva que comienza con el fútbol para continuar y finalizar, ya octogenario, con el tenis, otro rasgo distintivo de una vitalidad y supervivencia para una ejemplar admiración.-
En el rápido repaso de su accionar futbolístico, posicionarse como arquero, “el puesto más difícil para el jugador”, lo manifestaba en las continuas charlas de largos atardeceres, donde en los últimos tiempos, su manera de exponer y citar era un reflejo de que ya comenzaba a flotar esa lejana melancolía, al recordar un pasado intenso, evidenciado con fotos y recortes periódisticos, que sufría una interrupción para darle vida a un rito cotidiano infaltable como era compartir una cerveza o un café.-
En los quince años de una vigencia plena y ganadora, estableció records de invulnerabilidad, donde resaltamos que en ese periplo se constituyó en el último obstáculo y por ende el conductor de primera mano de defensas monolíticas, para erigirse en un modelo de arquero dominante y mandamás en las respectivas áreas.-
Su vocabulario ancestral que articulaba, eran una emisión de mensajes que brotaban con continuos elogios a un fútbol bien jugado, en equipos que integró para lograr campeonatos y pasear por la región esa estirpe inalterablemente ganadora.-
Fue un sediento de emociones nuevas y casi siempre excitantes. Su modo de vivir y concebir la amistad le permitió congeniar con referentes y personajes trascendentes e inolvidables.-
La historia seguira su marcha, la nostalgia tendrá un sabor especial, la bohemia bellvillense está de duelo, a los 96 años dejó de existir HECTOR EDMUNDO AREVALO, para todos “EL POTOTO”.

Juan Carlos Licari

-

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Your data will be safe!Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.