Ismael Lucio “Elo” Martínez.

Ismael Lucio “Elo” Martínez.

by January 25, 2014 0 comments

Por Juan Carlos Licari
En la vida cotidiana de las comunidades chicas, la presencia de personas destacadas es un hecho que resalta con notoriedad.-
Mucho más si esas personas se distinguieron por sus actos a favor de la referida comunidad, como son la creatividad, las manifestaciones de solidaridad y el gesto de la mano extendida del buen vecino.-
Se trata siempre de los gestores de las buenas obras, impulsadas por el afán que movía sus espíritus inquietos. Son los seres que restaron horas a sus propias cuestiones, para entregarse solidarios a las referentes de sus conciudadanos.-
Nuestro Bell Ville, Ciudad con idiosincrasia de pueblo, tuvo en ISMAEL LUCIO “ELO” MARTINEZ a un personaje de esas cualidades, y decimos tuvo, porque el reconocido músico, falleció el 13 de enero de 2014.-
Este incansable luchador fue sinónimo de la Música, un brillante operador, nato y auténtico, siendo la misma parte mayoritaria de su vida.
Todos sabemos que los Músicos tienen algo a su favor que no se repite en cualquier otro estamento cultural, por eso después de su fallecimiento, el rumor doloroso fue imparable en todos los rincones de la comunidad bellvillense.-
Es que si hubo alguien entregado musicalmente en cualquier estrato comunitario, el “ELO” lo hacía sin condicionamiento alguno, bastaba la simple invitación para estar compartiendo las emociones y reencuentros con sus amigos y vecinos, a través de un repertorio especial para todos los gustos musicales.-
Fué un gran músico, donde toda la gama de sus recursos como solista, viajaban por sus venas, acompañando con movimientos corporales, para mantenernos atrapados a una nostálgica canción o a la dulce melodía, que hacía vibrar los más íntimos sentimientos.-
En ese vasto mundo de la música, donde el poder económico es todo, el “ELO” fué el arquetipo del que muy poco le interesaba la parte ó los bienes materiales. Vivió con una ejemplar sobriedad, dejando un legado muy simple, radicado en innumerables notas periodísticas de los semanarios, revistas, entrevistas radiales y televisivas, donde resaltaba una vida persistente para la música.-
Será difícil encontrarnos con otro “ELO” que durante ocho décadas debió luchar para implantar, dar y desarrollar la cultura musical, en un medio cuyo semblante oscilaba entre la insensibilidad, la encubierta hostilidad y la colaboración tamizada en el “cuenta gotas” de la indiferencia.-
No obstante, como la gota de agua incesante que termina horadando a la piedra más dura, terminó en su última década de existencia con la pétrea apatía de los bellvillenses y colocar a su QUERIDA BANDA MUNICIPAL en el lugar preponderante que nunca debió perder y que hoy es un auténtico orgullo.-
Seguramente que siempre estará en la vieja casona de la calle Rivadavia, como paradigma de una continuidad de la enseñanza musical de “sus muchachos” magnetizados con el mismo impulso y quehacer diario, que enseñó a martillar el duro molde de la indiferencia.-
El fallecimiento de “ELO” deja un gran vacío entre su familia, amigos, admiradores amantes de la música y “su Banda Municipal”, que vivirán por siempre en su recuerdo y sus corazones.-

-

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Your data will be safe!Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.