Está detenido en Santa Fe un peligroso delincuente que sería el cabecilla de los robos de Bell Ville.

Está detenido en Santa Fe un peligroso delincuente que sería el cabecilla de los robos de Bell Ville.

by April 27, 2010 0 comments

El pasado jueves la policía santafecina detuvo en Rosario en un control vehicular, a un peligros delincuente que sería el cabecilla de la banda que protagonizó los robos a la familia Ingaglio y Zarini en la ciudad de Bell Ville. Se trataría de Gabriel Alejandro Ojeda, el “Gaby” conocido en el mundo del hampa, que cuenta con múltiples antecedentes y tenía pedido de detención en Santa Fe y Córdoba.
La persona se encuentra detenido en la comisaría de Las Rosas.

La Justicia de Bell Ville y la policía tendrían pruebas concluyentes en su contra que lo vinculan en los dos robos calificados de Bell Ville en contra de los empresarios de electrodomésticos, Ingaglio y Zarini respectivamente.
Por eso mismo han solicitado a la justicia santafesina la posibilidad de someterlo a una extradición para que comparezca en la causa que se investiga. Mientras continúa la investigación y no se descarta que haya otros implicados.
Cabe resaltar que por este caso se encuentra detenido desde hace dos semanas el bellvillense Cesar Bracamonte, sindicado como uno de los supuestos autores de los ilícitos.

El comisario mayor Ever Villarroel, segundo jefe de la Departamental Unión, confirmó la detención de esta persona y dijo que existe un pedido de traslado del delincuente para avanzar en esta investigación.
Villarroel reconoció que este trámite podría demorar por las causas por las que se lo acusa en Santa Fe.

Conociendo al “Gaby”.

Para profundizar en algún aspecto más de la persona detenida en Santa Fe y que se lo investiga como supuesto autor de dos hechos al menos en Bell Ville, nos remitimos a un artículo del Diario La Capital de Rosario del día 25 de abril.
En la nota podremos sacar algunas conclusiones, de los “nenes” que operan en nuestra zona.
Según la nota del diario rosarino, otro bellvillense habría actuado en uno de los hechos.

Cayó un reconocido pirata del asfalto

Un peso pesado del hampa local, reconocido por su actividad en el submundo de la piratería del asfalto y buscado por hechos cometidos en cuatro provincias, cayó preso en la zona oeste rosarina. Gabriel Alejandro Ojeda, de 36 años y conocido como Gaby, era buscado en Santa Fe como sospechoso de haber integrado la “banda del cereal”, desarticulada en septiembre pasado con la detención de cinco de sus integrantes. La gavilla había dado entonces un paso en falso mientras robaba cinco camiones repletos de soja en un campo de Santa Teresa. A Gaby también se lo buscaba por una serie de estafas en las localidades entrerrianas de Paraná y Colón, y por dos hechos de robos calificados y privación de la libertad cometidos en la ciudad cordobesa de Bell Ville.

“Hace un par de años que Gaby Ojeda no trabaja en Rosario porque aquí todos lo conocen”, aseguró una fuente allegada a una de las tantas investigaciones que lo tiene en la mira. Y mencionó que el hombre “se mueve con facilidad en los límites santafesinos vinculándose con maleantes de otras provincias”. Incluso, agregó el vocero, escapa al estereotipo del hombre que deambula por los arrabales de la delincuencia. “No parece choro. Vos lo ves y no da el perfil. No tiene cicatrices y sus tatuajes no son tumberos”.

El jueves pasado, Ojeda circulaba en un Ford Galaxy en inmediaciones del Fonavi de Mendoza y Donado, jurisdicción de la subcomisaría 22ª. Efectivos de Agrupaciones Especiales que realizaban patrullajes de rutina lo reconocieron y montaron un operativo cerrojo que terminó con Gaby preso. Junto a él viajaba una mujer de 24 años oriunda de Cañada de Gómez. Ya en Jefatura, comprobaron que sobre Ojeda pesaban dos ordenes de captura: una del juzgado de Instrucción de Cañada, que investiga los hechos de “la banda del cereal” ocurridos en 2009 y otra de una fiscalía de Bell Ville. El prontuario local de Ojeda, en tanto, tiene cinco antecedentes: dos de ellos robos con uso de armas de fuego. Tras ser detenido fue trasladado a la alcaidía de la Jefatura de Las Rosas.

La banda del cereal. Tras una seguidilla de robos registrados en Bell Ville durante 2009, la policía cordobesa detuvo hace una semana atrás a César B., un hombre de 36 años que habría participado junto a Gaby en los robos a dos comerciantes de esa ciudad. Si bien no se mencionaba su nombre, en los medios de comunicación de la provincia mediterránea empezó a mencionarse que la policía buscaba a “a un sujeto oriundo de Rosario” con “frondosos antecedentes” y vinculado directamente “a Graciela Victoria Mercedes Urbano, de 40 años, supuesta jefa de una banda de delincuentes que opera en Córdoba y Santa Fe”, en directa relación a la banda del cereal.

Esa banda tenía un modus operandi muy aceitado. Basado en buena información y en el despliegue de una logística sofisticada, marcaban un campo donde hubiera soja cosechada. Un grupo ingresaba, reducía a los caseros o dueños del lugar y los mantenía cautivos. Con el escenario controlado, llegaba una caravana de camiones en los que cargaban la oleaginosa almacenada en silos a granel o en bolsa. Y cuando el botín les parecía suficiente, partían. Una parte de la investigación, que comenzó en junio de 2009 por un robo en Las Rosas, cuenta que la banda falsificaba cartas de porte y con ese documento los camiones circulaban libremente hasta su destino final.

El último. El golpe que marcó el final de la gavilla ocurrió el 11 de septiembre del año pasado en un campo de Santa Teresa, a unos 50 kilómetros de Rosario. La banda estaba siendo seguida por personal de la Unidad Regional III, del departamento Belgrano, por el robo en Las Rosas y entonces, con un teléfono pinchado bajo intervención policial y judicial se, lograron monitorear los pasos de los hampones.

Así, los policías supieron que iban a cometer un hecho, pero desconocían el lugar. Por eso se montó un operativo con efectivos de los departamentos Rosario, Belgrano, Constitución y San Lorenzo y la colaboración de la Tropa de Operaciones Especiales. Finalmente, fue un hecho fortuito lo que ayudó a la captura de los cinco integrantes de la gavilla. No llevaron la cantidad necesaria de camiones para robar toda la carga y mientras esperaban más vehículos fueron cercados por la policía.

Eso provocó el desbande del grupo y entre la 0.30 y las 5.30 de aquel día todos fueron capturados. En el cruce de la ruta 18 y un camino rural los policías vieron estacionado un Peugeot 307 gris que les resultó sospechoso. Ahí cayó Ricardo B., de 26 años, hijo de un suboficial retirado de la UR II. Un camión Fiat 150 blanco cargado de soja se detuvo al ver el Peugeot y el camionero contó que venía de cargar soja de un campo que le habían indicado. Los vigilantes hicieron unos 2 mil metros desde ese punto y hallaron otro camión sin ocupantes. Era un Chevrolet C 60 azul cargado con soja. Tenía una cubierta averiada y un choque en la parte delantera izquierda. El operativo cerrojo continuó en un camino rural paralelo a la ruta provincial 90, donde fue hallado un Mercedes Benz cargado de soja. Y delante de éste, una camioneta Ford F-100 que habían llenado con bolsas con semillas de soja. Unos 1.500 metros al norte de ese lugar, secuestraron otro camión con acoplado, Fiat 150 N, también repleto de soja. Los tres vehículos estaban desocupados.

El celular intervenido fue clave y a partir de las coordenadas que se lanzaron se pudo dar con tres prófugos que esperaban refugiados debajo del puente que cruza el arroyo Pavón, sobre la ruta provincial 178. Dos de ellos fueron apuntados como cabecillas de la banda: Oscar Luis Diab, alias Tito, de 49 años, y Flavio Mariano Rodríguez, de 36 años, conocido como Cordobés y oriundo de Bell Ville. La policía investiga si el hombre que coordinaba el golpe por teléfono era Gaby Ojeda.

 http://www.lacapital.com.ar/contenidos/2010/04/25/noticia_0031.html

-

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Your data will be safe!Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.