BENEDICTO XVI: LA VERDAD DESNUDA

BENEDICTO XVI: LA VERDAD DESNUDA

by August 17, 2009 0 comments

*Por Enrique Jose Gastaldi y Mauricio Luis Bondone.

Las palabras del Papa Benedicto XVI emitidas con motivo del lanzamiento de la colecta “más por menos” por parte de la Iglesia Católica, en las que advierte sobre la necesidad de reducir el escándalo de la pobreza y la inequidad social en la Argentina ha causado una verdadera conmoción; lo que lleva a preguntarse: ¿alguien aún puede sorprenderse de esta ominosa realidad? ¿Alguna persona cree aún en las estadísticas oficiales sobre inflación, pobreza, indigencia o desnutrición infantil? Más temprano que tarde, finalmente, la verdad transparenta la mentira.
(Leer Completo)

A los índices anteriormente señalados hay que agregar el de desempleo, el de empleo informal, el de la carencia de servicios básicos y viviendas, y el de las deficiencias en salud y educación que afectan al 40% de nuestra población. Sin embargo, nuestro gobierno nacional se niega a asumirlo.

La iglesia no ha hecho nada más que transparentar la realidad. Realidad que nos enfrenta a una verdad que crudamente nos pone ante situaciones generadas por inoperancia, ineficacia, despilfarro y corrupción, y con ello tener el triste récord de haber logrado concretar el “milagro” que un país con tan fenomenales riquezas tenga el 40% de nuestra población viviendo en la pobreza y la indigencia.-

Pero esto de esconder la basura debajo de la alfombra viene de larga data. Esta conducta crónica y hasta cínica que tienen nuestros gobernantes, los hace pensar que la mejor forma de resolver nuestros problemas es ignorando o publicando estadísticas manipuladas y por ende totalmente falsas.

La pregunta es: Argentina ¿tiene recursos para terminar con esta vergonzosa miseria? Sí, los tiene y de sobra. Sólo que se usan los dineros públicos no respetando prioridades y embarcando al Estado en obras tan faraónicas como innecesarias, sin la mínima planificación estratégica, y administrando dineros públicos que se debieran emplear mejor que los propios, en el marco de un desenfrenado festín de ineficacia, corrupción y despilfarro.
A nuestra dirigencia política en general y a los gobernantes nacionales en particular no les interesa utilizar los dineros públicos en obras para agua potable y cloacas. No está en sus planes terminar verdaderamente con el flagelo de la desnutrición infantil. Tampoco desean mejorar el sistema educativo.

Prefieren ejecutar obras majestuosas carentes de un mínimo criterio de la oportunidad: me refiero específicamente al tren bala, a la compra de aerolíneas, a la entrega de subsidios millonarios que en su mayoría benefician a las clases media y alta en detrimento de las más necesitadas.

Ahora el Gobierno se involucra con el negocio del fútbol. Si no queremos escuchar verdades tan dolorosas como las pronunciadas por Benedicto XVI no tenemos porque sostener dirigentes deportivos ineptos y en muchos casos corruptos que fundieron sus clubes. En esa línea, entonces, ¿por qué el Estado no se hace cargo también de las barras bravas? Digamos como el poeta inolvidable Enrique Santos Discépolo dale que va, o como en el antiguo imperio romano: pan y circo, nosotros solo circo.
Para cambiar la realidad y lograr que la verdad sea otra, habrá que terminar con las decisiones absurdas que emergen cuando, ante la alternativa de destinar recursos para combatir la pobreza o poner dinero para el fútbol, optamos por lo segundo.

¿Será porque tenemos un gobierno nacional progresista?
También resulta habitual que en los períodos pre-electorales se repartan colchones, chapas y electrodomésticos. Pero es claro, la consigna de la cordura y el sentido común parecieran estar ausentes en quienes creen que solo hay que conseguir votos, no importa cómo.

Las obras de agua potable y cloacas que coadyuvan a terminar con el flagelo de la desnutrición infantil y la pobreza no aportan votos; no hay cintas para cortar. Conseguir votos es la prioridad porque es la inmediatez lo que domina los actos del gobierno. Resolver los problemas sociales de fondo no resultan de ningún interés político o gubernamental. Se solucionan con una buena estadística falsa que permita irnos a dormir tranquilos y contentos, satisfechos con el deber cumplido.

He dicho anteriormente que sobran recursos para que, en pocos años, terminemos con la pobreza, la indigencia y todas las lacras sociales ya señaladas. Para ejemplificar me referiré a algunos de esos recursos que pudieron ser destinados a estos fines:

1. Se pagaron diez mil millones de dólares el F.M.I. por absurdos prejuicios ideológicos y en un alarde de soberbia que hoy estamos padeciendo. Con ese dinero se podrían haber hecho 500.000 viviendas sociales generando empleo y sacando de la indigencia a personas que viven en taperas de cartones y latas carentes de servicios básicos indispensables. Deduzcamos lo que se podría hacer en infraestructura de agua, cloacas y acciones para terminar con el flagelo de la desnutrición.
2. ¿Será también porque pareciera más conveniente para el país pagar el 15% de interés anual al Presidente Hugo Chávez, un revolucionario de pura cepa, que el 4% al F.M.I.?
3. Algunos economistas estiman que se han estado otorgando subsidios por un monto de alrededor de diez mil millones de dólares anuales en el período 2003/2008, es decir alrededor de 60 mil millones de dólares. Supongamos que se hubieran destinado la mitad de esta enorme cantidad de recursos administrados sabiamente y destinado a los problemas sociales que hemos estado describiendo ¿Estaríamos hablando hoy como lo hace el Papa, del escándalo de la pobreza y la inequidad social? Obviamente no.
4. Tanto Chile como Brasil, Uruguay, pudieron mejorar sus índices de pobreza e inequidad social. Incluso la vieja Europa pudo hacerlo luego de la devastación de la guerra. La pregunta es: ¿Por qué nosotros aún no?

*Por Enrique Jose Gastaldi y Mauricio Luis Bondone.

*Enrique Gastaldi, ex Legislador Provincial.
*Mauricio Luis Bondone, ex Concejal de la ciudad de Bell Ville.

-

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Your data will be safe!Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.