70 años de Licari S.A: Una historia de inmigrantes y de una empresa familiar que llegó a lo más alto.

70 años de Licari S.A: Una historia de inmigrantes y de una empresa familiar que llegó a lo más alto.

by October 7, 2009 0 comments

La historia comenzó en Italia con Juan Licari, su llegada a la Argentina y a Bell Ville. El comienzo de una empresa familiar que con empuje, visión y adaptándose a los tiempos, cumplirá este 12 de octubre, 70 años de existencia.
La historia de la empresa familiar arrancó un 12 de Octubre de 1939, cuando la nueva generación inauguró la fábrica de cerámicos.
Nuestro saludo especial por este importante aniversario y compartimos, un informe elaborado por Natalia Brunori, del área comunicación de la empresa, con una síntesis de los pasos en todos estos años.


Historia de Licari S.A.

Conceptos: Inmigrantes, fábrica de mosaicos, familia, cultura del trabajo, transporte, materiales de construcción, servicio a la comunidad

Inmigrantes:
La Primera Guerra Mundial fue un conflicto armado a escala mundial desarrollado entre 1914 y 1918. Entre esos años, ciudadanos de diversos países europeos emigraron a América en busca de nuevas oportunidades. No sólo buscaron un país donde trabajar, sino que escaparon de la guerra para salvar sus vidas. En el año 1913, una familia de la pequeña localidad de Catenanuova, en la isla de Sicilia, al sur de Italia, decidió dejar su tierra. Juan Licari partió solo hacia Argentina y apenas arribó el barco al puerto de Buenos Aires se decidió: iría a Bell Ville.

Fábrica de mosaicos:
Juan Licari llegó a Bell Ville listo para empezar a trabajar, con todas las ganas de comenzar a forjar su futuro en el que tanto había pensado. A los pocos años llegó de Italia su esposa Josefa (o Pepina) con sus hijos Santos, Salvador y José. Pero la familia siguió creciendo con el nacimiento de Horacio, Elvira, María y Roque. Ahora la familia estaba completa.
Años más tarde, Santos tuvo la idea de abrir una fábrica de mosaicos, pues la construcción era una actividad que crecía a un ritmo sostenido. Con mucho esfuerzo se compraron las máquinas, se limpió el terreno, y finalmente el sueño se hizo realidad el 12 de Octubre de 1939, fecha en que la fábrica de mosaicos quedó inaugurada.
img-historia-part-2

Familia:

La fábrica de mosaicos inició sus actividades gracias al empuje de sus dueños, la familia Licari. Con la filosofía de que el trabajo debía ser para la familia, el primer empleado que tuvo la fábrica fue un pariente. La fábrica de mosaicos se insertó de a poco en el mercado de la construcción local. Y tal cual lo habían deseado Juan y Josefa, la fábrica reunió a sus hijos varones, con el tiempo se agregó Roque, el menor, y las mujeres se recibieron de maestras. De a poco la familia Licari ocupó distintos lugares dentro del gran emprendimiento, que fue creciendo a pasos agigantados.

Cultura del trabajo:

Doña Pepina y Don Juan Licari estaban profundamente agradecidos a la Argentina, siempre elogiaron el porvenir que había para todos los habitantes, porque como decían…”en el trabajo, no hay ningún misterio para el progreso, sólo dedicarse al trabajo”.
Desde siempre, la familia Licari hizo hincapié en el esfuerzo, el trabajo constante, la perseverancia y la idea de nunca bajar los brazos ante las adversidades, pues esa es la clave del fortalecimiento de la cultura del trabajo que se hace visible en esta gran familia que es Licari.

Transporte:

El Plan Quinquenal, del Presidente Juan Domingo Perón, le dio a la construcción un gran impulso. Por esa fecha, la fábrica de mosaicos llegó a tener 16 operarios y su primer camión de reparto de materiales. La empresa fue ganando espacio e importancia. Alrededor del año 1949 Santos compró un nuevo camión, lo que le permitió a Licari traer su materia prima e ir incorporando materiales de construcción para la venta, como la arena, piedra, cal y cemento. A partir de ese momento, la empresa tomó el nombre de Licari Hermanos. Asimismo vinieron más cambios, hubo que organizarse mejor, comprar camiones y tomar más personal. De esta forma, nació el Transporte Licari, lo que posibilitó la instalación de un depósito en Córdoba, con el consiguiente incremento en la planta de personal, tanto en transporte, como en administración y sección materiales de construcción.

Materiales de Construcción:

A medida que avanzaron los años, una nueva generación de Licari fue sumándose a la firma, como es el caso de los hijos de Santos, de Horacio y de Roque. La sección de venta de materiales de construcción fue tomando vuelo propio a medida que fueron contemplando las necesidades del mercado. Primero los materiales gruesos como la arena, piedra, cerámicos, ladrillos, luego los accesorios para baño, amoblamientos, griferías, y demás productos para la casa. “Si un cliente venía y pedía algo que no teníamos –cuenta Adriana Licari- lo traíamos, y así, sin darnos cuenta, fuimos creciendo hasta lo que somos ahora”.

Servicio a la comunidad:

Desde los comienzos de Licari S.A., cuando se fabricaban mosaicos y aún la actividad era incipiente, siempre hubo un propósito que guió la conducta primero de los fundadores y luego se extendió a todos quienes integraron esta empresa. Este propósito, presente durante los 70 años, fue sin duda el de la ayuda al prójimo, el servicio a la comunidad, el compromiso con el contexto social inmediato. Desde los primeros años, en Licari se comprendió que tener una organización, un comercio, no sólo era para trabajar y prosperar, sino también era una responsabilidad, canalizada en dar una mano a quienes lo necesitaban, sean ellos personas físicas, instituciones, organizaciones sin fines de lucro, establecimientos educativos, etc. El servicio a la comunidad o como la modernidad se ha encargado en llamar, la Responsabilidad Social Empresaria, es hoy el sello que distingue a la marca Licari S.A.

licari-personal-big

El Recurso Humano.

-

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Your data will be safe!Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.